POR LA DIGNIDAD Y UNA AUTÉNTICA DEMOCRACIA

Un nuevo mensaje del profesor Ruiz para Cambio Social:

Nuevamente mis más cordiales saludos a todos y todas.

Como podréis observar, no os califico de amigos o compañeros, pues realmente no lo somos, y seria una forma algo populista y que faltaría a la verdad. Somos simplemente ciudadanos, con diferentes opiniones y pensamientos. Ciudadanos cansados de que nos metan la mano en el bolsillo, para enriquecer a una manada de depredadores políticos, que ya ni siquiera luchan por el poder, solo por el dinero. Somos ciudadanos con diferentes formas de pensar, pero con la misma base y punto en común: Recuperar la soberanía ciudadana, la dignidad, y nuestros derechos y libertades, que lamentablemente, al igual que la democracia, son una utopía.

Algunos os preguntareis, que es lo que pretendo. Y contesto a vuestra pregunta: Pretendo despertar la conciencia de muchos ciudadanos, sobre todo de aquellos que no han conocido la dictadura y que equivocadamente creen que vivimos en una España democrática y libre, el gran engaño desde la transición española. Como he dicho anteriormente, hablando de política de Estado, tanto la democracia como la libertad, son simplemente cantos de sirenas, sueños del ser humano, como por ejemplo: la fuente de la eterna juventud.

El despertad de la ciudadanía, de las nuevas generaciones engañadas durante décadas, no significa manifestarse con los puños en alto o mediante comportamientos violentos, pues este tipo de respuestas no resultan en absoluto efectivas. Son rápidamente gestionadas y disueltas por quienes llevan las riendas del poder.

El despertar de la ciudadanía significa extender la mano como signo de paz y solidaridad. Solidaridad con nuestros mayores, para poder aportarles una jubilación digna, no las migajas otorgadas por los políticos, solidaridad con los autónomos, para que puedan mantener sus familias, solidaridad con los agricultores y ganaderos, que se ven obligados a tirar su producción debido a las importaciones de países no comunitarios. Debemos ser solidarios con todos aquellos que se sienten oprimidos y abandonados por un gobierno totalitario.

Nuestra acción debe dirigirse en primer lugar, hacia aquellos ciudadanos que por diversas formas de opresión y por la índole actual de nuestra sociedad, son víctimas silenciosas de la injusticia, y más aún, privadas de voz.

Debemos ser un ejemplo de solidaridad sin límites, y al mismo tiempo oponernos a las subvenciones indiscriminadas, otorgadas por el gobierno a amigos y familiares, a las ayudas a terceros países, mientras la pobreza extrema y las colas del hambre aumentan en España. Oponernos al aumento de la deuda pública que hipoteca a cada ciudadano y a sus descendientes, dejando a España en una quiebra que acabará en la intervención.

El despertar de la ciudadanía debe comenzar conociendo la gran mentira de la España Democrática. El enemigo más peligroso de los ciudadanos es la verdad que se esconde.

La Sociedad Civil debe agitar la mezcla del sentido común y la coherencia, para obtener un nuevo sistema social y político, capaz de aportarnos un Estado de bienestar, incluyendo nuestras obligaciones, derechos y libertades.

Si los ciudadanos estamos convencidos que existe una solución al actual sistema, tendremos andado la mitad del camino. Sabemos que existe, solo tenemos que encontrarla. Nuestro éxito esta en el convencimiento de la existencia de esa “solución”. Nuestra actitud es tan importante como nuestros hechos. Podemos cambiar nuestra vida, conociendo la verdad silenciada que sin lugar a dudas cambiara nuestra actitud.

El movimiento Cambio Social, extiende la mano —sea cual sea su pensamiento—, a todos aquellos que luchan por recuperar la España vendida a la élite globalista.

Cambio Social NO pretende cambiar las ideas a nadie, solo incidir en la base en la que todos estamos conformes: Dar la soberanía al pueblo, dar la dignidad al ser humano, así como sus derechos, libertades, y obligaciones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.