LAS MENTIRAS DE UNA GUERRA PREPARADA

Sobre quienes vierten toda su ira contra Putin, hay que decir, que no solo se equivocan en su juicio moral sobre lo que en estos momentos acaece. Además, que están siendo manipulados para que así piensen y en consecuencia actúen. Como siempre, se trata de inculcar un sentimiento colectivo, de mantener distraída nuestra atención y que no veamos la auténtica realidad de los hechos; los que se esconden tras el telón.

Putin, ex espía de la KGB, frio y calculador, es un enfermo, un peligro para la humanidad. Pero hay algo que la gente parece no saber: que este tipo, no es el único. Es uno de los actores de la nueva saga. Todos nuestros políticos, al igual que quienes se están apoderando de la soberanía de cada nación, y vejando sus tradiciones, lo son.

Lo creáis o no, lo que a continuación se vamos a decir es, la auténtica realidad de lo que en estos momentos se está fraguando sin el consentimiento de la sociedad.

Si no os suena de nada la célebre frase del Foro Económico Mundial: “nadie tendrá nada, pero todos serán felices”, deberíais informaros; pues creo, que es un deber moral, impedir que esta gente decida sobre nuestro futuro y el de nuestras próximas generaciones…

… Dicha frase, atribuida al partido comunista chino y aplaudida en su día por Macrón, Merkel y como no, respaldada por todos y cada uno de sus cómplices —el resto de políticos, incluido nuestro rey—, pone de manifiesto, que van a por todas, que la agenda 2020/30 sigue imparable su curso. Los hemos visto, no solo en España, sino por todo el mundo, exhibiendo con orgullo el emblema del Gran Reinicio, (Agenda 2030). Algo innegable, y que cualquiera puede comprobar.

Pero que es el Gran Reinicio o la Agenda 2020/30:

El Gran Reinicio, más conocido como The Great Reset, es el plan que el “World Economic Forum”, o lo que es lo mismo, el Foro Económico Mundial, ha previsto para toda la humanidad, sin preguntar a nadie si estamos o no de acuerdo en sus decisiones. Un mundo espantoso, en el cual, como siempre, seguirá beneficiando a unos pocos y perjudicando a otros muchos, a los que soportamos su pesada carga.

Les debemos de parecer tan sumamente imbéciles —según la RAE tontos o faltos de inteligencia—, que ni siquiera se han preocupado por esconder el rastro de sus malintencionados actos.

Dicho esto, y sin entrar en los detalles sobre quien es cada individuo y el papel que representa dentro de esta organización no gubernamental, este es su plan:

En primer lugar, han dejado innumerables pruebas, de que lo que hemos vivido desde principio de 2020, coincidiendo con su agenda 20/30, formaba parte de sus planes, y ahora, mira por dónde, con lo que está ocurriendo, también. Todo encaja a la perfección si tiramos de los hilos y observamos cada paso que van dando.

Lo que están haciendo, no empezó anteayer, se viene gestando desde hace muchísimo tiempo con el beneplácito y la participación de todos los políticos a escala global. Solo que ahora, y si hacemos una retrospectiva sobre cómo han evolucionado las nuevas tecnologías, podremos entender porqué han apretado el acelerador…

… Parece ser, que la gran labor de apoyo a todos aquellos que son empujados “al margen de la sociedad convencional”, como ellos mismos definen, se la otorgaron a su testaferro George Soros. Es lo que hace a través de su fundación, la “Open Society Foundations”.

Todo es magnífico, nada de lo que hacen en apariencia da lugar a reproches, sin embargo, no es así, detrás de cada una de sus acciones e ideologías, hay perversas intenciones. Una de ellas, reducir drásticamente la humanidad, y la otra tener el control absoluto sobre ella.

Hay que reconocer, que han hecho un gran trabajo con lo de las ideologías: el movimiento LGBTI, la igualdad de género, la violencia de género, la ley del aborto, el cambio climático, el feminismo, los nacionalismos, etcétera, pero fijaos bien en lo que voy a decir:

No me cabe ninguna duda, de que cualquier persona honesta —más de los que creemos—, va a defender todas aquellas causas, que amparen a cualquier ser humano en su derecho a recibir un trato digno, sea cual sea, su raza, condición social, religión, ideología política, sexo o preferencias sexuales. Sin embargo, lo que la gente no sabe es, que detrás de cada uno de estos movimientos ideológicos, hay un siniestro plan, perfectamente ideado para alcanzar cada uno de sus objetivos. Entre ellos, arrancar de cuajo el instinto natural del ser humano.

Con los que ya tenemos cierta edad, y un mínimo de sentido común, obviamente no les va a funcionar; pero tampoco les importa, se conforman con que nos mantengamos al margen de su distópico plan…

… Cuando digo distópico, a muchos os parecerá una exageración, pero no lo es. Es lo que pretenden y lo que van a lograr si no les paramos los pies a estos psicópatas de corte Orwelliano. Y para que veáis que lo que digo es cierto, os recomiendo informaros sobre los dos personajes que a continuación voy a citar. Ambos, voceros de toda esa élite globalista que quiere acabar con todo lo que conocemos: José Luís Cordeiro, ingeniero, economista, futurista, transhumanista, miembro del Club Roma y ser despreciable, y Yuval Noah, autor de uno de los libros más vendidos de la historia: Homo Deus. Su libro, deja a cualquier persona normal temblando de pensar que algún día el mundo del que habla, podría llegar a ser una realidad.

Dicho esto, y retomando el tema que nos ocupa, hay que añadir, que gracias a todas esas doctrinas enfermizas, están anulando la verdadera identidad sexual de los pequeños en edad escolar, logrando que las adolescentes y no tan adolescentes, tengan una concepción retrógrada y repulsiva del embarazo, deformando la esencia del romanticismo tradicional, destruyendo los lazos familiares, nuestras raíces y costumbres, extirpando la capacidad innata de raciocinio, pisoteando nuestra libertad de pensamiento. Nos están arrebatando todo aquello que con tanto esfuerzo y sufrimiento nuestros antepasados construyeron.

Nos han puesto a prueba con el mayor experimento social de la historia —el que hemos vivido estos dos últimos años—, para comprobar que sus siniestras teorías, llevadas a la praxis, incluso superaba sus expectativas.

En su momento, tuvimos la oportunidad de pararles los pies simplemente desoyendo, desobedeciendo en masa y denunciando la falta de transparencia y las innumerables incongruencias que a lo largo de los últimos tiempos hemos visto. Pero no ha sido así. Desgraciadamente la hemos desaprovechado…

… Ahora se nos presenta una nueva oportunidad, pero tristemente tengo que decir, que ya es la última, que si no la aprovechamos, definitivamente será el inicio de una era transhumanista; de ese mundo distópico, frio, sin sentimientos, y sumiso que nos tienen preparado. Y mi pregunta es, ¿lo vamos a permitir de nuevo? Al menos yo, no. Jamás permitiré que nadie ose arrebatar ese espíritu libre y puro con el que nací, mientras tenga fuerza para hacerlo. Porque un ser humano al que le roban el pensamiento, es como un pájaro enjaulado entre cuatro paredes, al que ni siquiera se le permite ver el cielo para soñar.

Por desgracia, este escrito, no va a llegar a toda esa gente que me gustaría, pero si así fuese, si tuviese el poder de comunicarme con todas y cada una de las almas de este mundo, justo en este momento histórico, les pediría, que no volviesen a caer una y otra vez en el mismo error de dejar que otros secuestren el mayor de los presentes que se nos ha otorgado: La capacidad de pensar por uno mismo…

… No queremos que creáis nada de lo que os vamos a decir, aunque insistamos en que todo lo está escrupulosamente documentado y contrastado, pero tampoco que confiéis en lo que los políticos y el poder mediático os informa. Quiero que penséis por vosotros mismos, que aprendáis a razonar, a cuestionar, a reflexionar… a tener la valentía de defender todo aquello en lo que creáis, aunque no estéis en lo cierto, porque siempre estaréis a tiempo de rectificar.

Así, que este es nuestro mensaje para todos:

Lo primero que debemos hacer es, no caer en la trampa de dirigir nuestro malestar, únicamente contra Putin. Y mucho menos contra la población rusa, que bastante tiene con estar secuestrada por la tiranía de este tipo. Que nuestras quejas y exigencias se centren en sus cómplices, en quienes intencionadamente han provocado esta situación que tanto dolor causará durante los próximos meses o tal vez años.

Este escenario de guerra y muerte está desviando nuestra atención para que no reconozcamos a los verdaderos culpables. Están consiguiendo todo lo que quieren, despertando nuestra ira contra un enemigo falso, contra pobres soldados rusos que probablemente, y como siempre ha sido, además de forzados contra su voluntad, se les ha hecho creer que existe un feroz enemigo acechando su patria. Otros soldados jóvenes e ingenuos, que como ellos, han sido manipulados para que crean que los que están al otro lado de la trinchera son una gran amenaza.

Mientras ello ocurre, a la par, quienes mueven las fichas del tablero mundial, siempre a salvaguarda de cualquier amenaza, se frotan las manos sabiendo que sus intereses van a salir como siempre victoriosos. Es el otro lado de la guerra, el de los grandes beneficiarios y quienes las provocan. Así, que dejemos de ser cómplices por ignorancia y vayamos despertando de una vez por todas. Ya es hora de que empecemos a ir contra los verdaderos culpables y dejar de hacer el ridículo siguiendo a pies juntillas todo lo que esta chusma, políticos, medios de comunicación y sus instigadores globalistas, nos dicen que hagamos.

Solo nos queda otra oportunidad. En nuestras manos está que paremos todo este gran show de las élites, de muerte y destrucción real, y les metamos donde deben de estar. Empecemos a construir ese mundo justo con el que todos soñamos, por primera vez en la historia de la humanidad. En manos de todos está que lo logremos, pero para que ello ocurra, es necesario que entendamos la realidad del mundo en que vivimos. Si eso llega a ocurrir, y espero que así sea, nadie podrá detener a un pueblo embebido de razón y unido contra la tiranía, porque toda la cadena de mando caerá como un castillo de naipes.

El secreto está, en que cada uno sea fiel a su propia consciencia y tenga la valentía defenderla…

… Y si ese mundo maravilloso en el que creo, es solo un sueño, prefiero seguir soñando que aceptar la cruda realidad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.